Disposiciones aduaneras actualizadas para las mercancías exportadas en Suiza

 

Notas sobre la reglamentación aduanera de las mercancías exportadas en la Confederación Helvética / CH.


Como hay que presentar las mercancías tanto a la aduana italiana  como a la suiza, es necessario que los siguientes documentos acompañen a las mercancías:


factura numerada, o en caso de envío de muestras, la factura pro forma, el documento de transporte
 

La factura, junto a una descripción clara del tipo de mercancías enviadas (es evidente que descripciones como "artículo 5468990/06" no serán aceptadas como no muestran de lo que se trata )tienen que  contener estos elementos básicos:

 
peso neto y bruto
número de bultos
la entrega de las mercancías (porte pagado o debido)
divisa y importe (euros o francos suizos?)
declaración sobre el origen de las mercancías
dirección y número de teléfono de la persona de contacto (para simplificar y agilizar las operaciones aduaneras, respectando la fecha de entrega prometida)
lugar de entrega si diferente de lo de facturación.
 

La declaración sobre el origen tiene que ser en conformidad con lo establecido por la Gazeta Oficial de la Comunidad Europea. Su objetivo es lo de certificar el origen de las mercancías, en virtud del  cual la aduana suiza aplica impuestos y aranceles especiales que normalmente tienden a proteger o incentivar los flujos de comercio (aranceles y impuestos altos  ralentizan y entorpecen la venta y la importación de un cierto producto de ese país, contrariamente un arancel muy bajo y ningunos impuestos permiten el desarrollo de un sector empresarial).
 
La siguiente declaración en italiano tiene que ser reproducida en su , sin modificaciones:
 
" L'esportatore delle merci contemplate nel presente documento dichiara che, salvo indicazione contraria, le merci sono di origine preferenziale "......"( indique aquí el país de origen de las mercancías, donde han sido producido)
 
Esta declaración, para que sea aceptada y tenga un valor aduanero,  requiere una firma legible  seguida por el nombre del firmante por extenso y con letras de imprenta, el sello de la impresa. Todos en original en todas las copias de la factura.
 

Como se trata de cobrar impuestos y aranceles, si la declaración resultaría falsa o añadida posteriormente por una persona no autorizada, podrán desencadenarse sanciones significativas.

 

No hay que confundir el concepto de origen con lo de procedencia, el origen es el país donde se producen las mercancías, mientras que la procedencia se refiere a dónde, en qué país el producto ha sido adquirido.
 

Para los productos de origen extra-CEE, se aconseja que contacten la Oficina Internacional en Milán para más instrucciones). De todas maneras es necessario indicar siempre el país extra-CEE (por ejemplo, China, Corea, etc.), como una inscripción genérica no es suficiente.

 
Según la nueva normativa aduanera, actualmente es necesario que en las facturas de los envíos con destinos hacia paises extra-CEE o con régimenes especiales (Principado de Andorra, las Islas Canarias, Ceuta y Melilla) sean contenidas las siguientes inscripciones, seguidas por el sello del remitente y la firma de la persona habilitada:

El exportador de las mercancías cubiertas por el presente documento declara que las mercancías que se exportan no son:

- de doble uso Reg.CEE 1334/2000 (cod.Y901)
- Bienes Culturales Reg. CEE 3911/92 (cod. Y903)
- productos regulados por la convención de Washington - REG. CEE 338/1997 (cod. Y900)
- productos para la represión o la tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes (cod.Y906)
 

Es obvio que, si los productos están incluidos entre los de uso doble, estas declaraciones no figurarán en las facturas.
 
En estos casos, hay que integrar las facturas con la documentación necesaria para la exportación de estos productos (por ejemplo, certificado CITES para los productos fabricados con pieles de animales protegidos que figuran en la Convención de Washigton).

 

 

Productos exportados con reglas especiales
 
Productos de cuero
 
Para los productos de cuero la factura comercial tiene que incluir también una declaración que indique que la piel no pertenece a un animal protegido por la Convención de Washington (protección de los animales en peligro de extinción debido a la explotación de sus pieles).

 
Esta afirmación es comúnmente conocida por los fabricantes o distribuidores de dichos artículos y por eso podría ser "Los productos que figuran en esta lista no están sujetos a la CITES."

 
La CITES es una autorización concedida por el Ministerio para el comercio de pieles preciosas y que confirma su verdadero origen, destino, etc. Es claro que si las pieles son, por ejemplo, de cocodrilo, el productor habrá ya obtenido este documento CITES, que tiene que acompañar a las mercancías junto a la factura hasta a la aduana suiza (el objetivo es lo de contingentar y trazar  los productos de riesgo) .

Productos que contienen compuestos orgánicos volátiles (COV)
 

Los productos que contienen compuestos orgánicos volátiles están sujetos a un impuesto especial introducido para desalentar la importación (impuesto COV es de 3 francos suizos por kg).

 
Los COV se incluyen normalmente en:

- productos químicos de varios tipos, la acetona, los ácidos, etc.
especialmente las pinturas de aerosol y lacas
- aerosoles con gas propulsor (ozono)
- cosméticos y sus derivados
- derivados del petróleo

- materias primas (PVC, poliuretano, etc.)
 

Estos son productos contaminantes para los que el remitente tiene que indicar el porcentaje de la masa neta del producto (por ejemplo, pintura de peso neto de 100 kg, de los cuales 5 kg de COV, la declaración será "Este producto contiene 5 COV%.
 
Una factura incorrecta implica que la mercancía, llegada a la frontera a bordo de camiones y establecido el carácter incompleto de la documentación, tiene que ser descargada del vehículo y almacenada en la aduana (costo y tiempo de descargamiento influyen también sobre las otras partidas, como el camión no puede estar de vuelta a la aduana para

El destinatario suizo recibe la mercancía con la obligación de pagar en efectivo el IVA y el eventual arancel, que han sido pagado a la aduana para completar el despacho aduanal. Sólo los destinatarios habituales pueden disfrutar de diferentes condiciones, a la sola discreción de nuestros partners.